Ir al contenido principal

La mujer policía, los matraqueros y cómo llegamos a Cúcuta


En la cara de los otros policías se notaba el descontento por no habernos descubierto primero. Los que nos tenían consigo nos mostraban como un botín con el que iban a resolver el resto del mes, el trofeo de ascenso, el orgullo para sus jefes, el traslado a otro cuerpo policial de mayor importancia. Los que no, nos veían como hienas que lamentan que el león hubiera llegado antes, pero con la boca ansiosa esperando que el que estaba por encima en la pirámide alimenticia terminara de comer, para ellos por lo menos roer el hueso en un puesto policial más adelante.

Tres semanas antes, un gran amiga me anunciaba que había resuelto cómo irse del país. Yo, en shock, tragué saliva y le deseé lo mejor. Ella y yo ese año nos habíamos puesto de acuerdo para irnos juntos, en ver cómo salíamos de este peo y entre apoyos, apostillas y palancas para pasajes aéreos habíamos montado un parapeto para irnos a vivir a Madrid. Todo se cayó cuando la aerolínea en la que nos íbamos redujo la cantidad de vuelos desde y hacia Caracas y eliminaron Cadivi estudiantil. La noticia de que Daniela había resuelto cómo irse me dio alegría y tristeza al mismo tiempo. Durante esos días de revoltijo emocional me escribió otra amiga, Carolina, una paisa que había conocido en Malta, invitándome a conocer Medellín. Yo, en búsqueda de oportunidades, de explorar más ciudades, de conocer mundo, de ver a Caro y de sacarme el despecho emocional, le dije que sí.

Durante aquellos días, me puse a probar la aplicación de Couchsourfing y conseguí a un danés varado en un hotel de mala muerte en la avenida Baralt que tenía que estar en Caracas unos pocos días. Resulta que Andreas andaba en un viaje de un año por Sudamérica. Había comenzado en Brasil y su segunda parada era Venezuela. Él, por la fama del país, había decidido quedarse sólo unos pocos días y conocer La Gran Sabana y Mérida. Pero estando en el Salto Ángel botó su tarjeta de crédito danesa, como pudo la reportó y le dijeron que se la enviaban al consulado danés más cercano: en Caracas.

El pobre danés que había decidido obviar Caracas en su tour, ahora tenía que ir a enfrentarla. Quiero decir que no fue sólo una suerte para él haberme conocido gracias a Couchsourfing, sino para mí también. Conocí a uno de los carajos más panas del universo.

Cuando Andreas resolvió el peo de la TDC se iba a Mérida justo días antes de que yo casualmente también fuera para allá en mi vía a Medellín. Nuestros itinerarios coincidieron en el cruce de fronteras. Yo iba a Mérida a pasar unos días en casa de un amigo y vería cómo me iba al aeropuerto Camilo Daza de Cúcuta; Andreas iba a pasar unos días en Mérida y de ahí veía cómo cruzaba la frontera con Colombia para ir de alguna manera a Santa Marta.

En el terminal de Mérida nos dieron dos opciones para llegar a Colombia: 1. Un bus hasta El Vigía y luego otro bus a Cúcuta y 2. Un bus hasta San Cristóbal y luego un taxi hasta Cúcuta. Una amiga en Caracas me había recomendado la segunda opción por ser más segura y, vamos, yo andaba viajando con un extranjero, así que llamé al Sr. Romer, un taxista de la frontera, y cuadré la carrera con él a las 7am desde el terminal de autobuses de San Cristóbal.

Después de una larga noche, a eso de las 6 de la mañana Andreas y yo decidimos comernos un pastelito andino en el terminal de autobuses de San Cristóbal, de esos que tienen más arroz que carne, cuando un policía de metro y medio nos gritó: “¡Gringos!, ¡alto ahí!”

Andreas, por suerte, tenía un buen nivel de español. Así que pudo entender el comando del policía: “Miren, gringos, pasaporte vigente en mano”.

–¿Adónde se dirigen, ciudadanos? –Yo pensé que decirnos “gringos” y después “ciudadanos” era una contradicción, ¿para eso nos pedía las cédulas, no?

–Vamos a Cúcuta. Al aeropuerto. Vamos a tomar un avión esta tarde. –Le dije tomando la iniciativa, con acento margariteño y cédula en mano, para que dejara la mariquera de decirme “gringo”.

–Le pedí su pasaporte. No su cédula. ¿O que usted es extranjero y está ilegal aquí? –Pensé: “¡Guevón! Es imposible que sea extranjero si te saco la cédula, majcareverga”. Y saqué mi pasaporte. –Ok, muy bien, vamos un momentico a la caseta para revisarlos.

Después de eso, el policía enano hizo señas a otro policía más alto que estaba metiéndose un papelón con limón en una esquina y no se había dado cuenta del show. Mientras caminábamos hacia la caseta, otros policías que andaban por ahí ponían cara de tristeza, como si se hubieran perdido el botín del siglo, mientras que nuestros policías alto y enano tenía una cara sonriente y nos exhibían como si esa tarde fueran a recibir un ascenso.

En la caseta de policía nos revisaron todo. Abrieron nuestras maletas por ser culpables del crimen de viajar. El ambiente estaba tenso. Yo que había pasado dos semanas tratando de que Andreas sintiera que era un país de pinga, con gente de pinga, lugares de pinga, se me había cagado la vaina con estos huevones revisándonos a una hora de distancia de Colombia. Así que intenté lo imposible: romper el hielo.

-Dígame la verdad, ¿dónde metió la marihuana?

-Coño, mi pana, yo no fumo y este pana tampoco, de pana estamos viajando por tierra porque es más barato.

-¿De pana? Dígame la verdad. No le voy a hacer nada. –Dijo con su súper gocho acento.

-De verdad, somos chamos sanos. ¿Tú sabes cuántos años tiene este catire?

-¿Cuántos, a ver, dígame?

-21. Recién cumplidos.

-¡Aaaay, pero no puede ser! Si está como grandote. Mire que le voy a buscar a alguien de la misma edad que él, pero más alto.

Y se apareció con este policía más enano aún.





Después de joder como media hora mientras nos dejaban meter todo en nuestras maletas otra vez, casi que no nos pusimos a beber cervezas con ellos porque eran las 8am. Durante el rato aparecieron otros policías a comparar las estaturas de Andreas y la del policía enano y a averiguar cuántos dólares nos habían sacado.

-Nada. –Le dije a un carajo que fue demasiado boleta preguntando– No teníamos una verga. Somos la gente buena.

-Ah, bueno, la gente como usted es la que hace falta para construir este país –Dijo el bicho que me quería matraquear.

Así, a los minutos terminamos en la entrada del terminal de San Cristóbal otra vez, escoltados por una mujer policía y gocha que tenía todo el paquete para una digna escena de película porno que nos dijo: “Papitos, ¿pero me puedo ir yo con ustedes para Colombia? Así me dan un paseíto y vemos qué pasa. Y ya van a ver, nadie los va a parar más, porque la que los va a tener parados a ustedes soy yo”.


Y así fue. Luego de su propuesta que rechazamos porque "no cabía en el taxi", nadie nos paró más y llegamos a Cúcuta.



Comentarios

Natasha Palis ha dicho que…
Alá, pero que brutal en serio, el que no arriesga no pierde, o en su caso, no gana, los felicito, en serio.

Entradas populares de este blog

De cómo boté a mi mamá en Las Vegas

No entiendo, Betty. ¿Adónde se fue? -Dije llorando dos horas después de buscar a mi madre por todo The Venetian sin éxito.




********
Cuando vivía en Chicago mi mamá vino a visitarnos un par de semanas. Ella iba a cumplir 50 años y era la primera vez que iba a salir de país. Mi madre estaba súper emocionada; tanto así que todo el vuelo de ida venía mandando fotos por WhatsApp de cada esquina del aeropuerto gringo que le pareciera bonita.
Yo, la verdad, estaba medio cagado. Mi mamá no hablaba inglés. Nunca había tenido una experiencia con la ley fuera de Venezuela y, como Cadivi ya no existía, venía con unos pocos dólares que le compró a un carajo por Rattan Plaza. 
O sea, tipo que le preguntan unas vainas ahí, mi mamá responde mal y la devolvían como a la colombiana ésta que se le ocurrió decirle al carajo de inmigración que “iba a estudiar inglés” con una visa de turista (menos mal que cuando mi mamá fue a Chicago aún estábamos en la era de Obama: con Trump no sé cuán insoportables hubiera…

De cómo sobreviví al sismo en Ciudad de México

–Métete debajo de la puerta–, me dijo Yeleiza. –¿Qué? –Debajo de la puerta. Rápido–. Me metí debajo de la mesa. –No ahí, no. Debajo de la puerta. –Coño, voy. –Dije confundido. Con la laptop aún en el brazo y Skype andando, abrí la puerta.
Estaba la vecina saliendo en pijama. Nunca había cruzado una palabra con ella.
–¿Qué hacemos?, –me dijo con la confianza que te da el no saber si vas a morir. –Vayan al ascensor dijo Yeleiza. Es la zona más segura. –¿Qué? –Dijo la chama– No, no, vente–. La jeva avanzó con sus chancletas y su pijama de Hello Kitty hacia el fondo del pasillo. –¿Adónde?– Le dije chao a Yeleiza con la mano y cerré la laptop. Di unos pasos adelante y dejé la puerta de la casa abierta. Las parades se movían como cuando borrachos intentamos ir al baño en el ferry express a Puerto La Cruz. –Corre, ¡ven! ¿O quieres morir?–

Un día antes.
Estaba en el Woko con unos amigos. Entre chelas y risas oíamos al último comediante de la noche. De la nada suena una sirena. El pana en tarima se calla…

Ciudad Fénix

Marico, a Juan Andrés la compañía lo va a trasladar pa’ la casa. Me dijo que se va con la esposa y los hijos. Que al principio le dio como paja, pero que lo habló con la mujer y bueno se van para allá. El pana está súper contento, no sabes. O sea, medio cagao pues, pero va a echarle bolas. Los hijos de él tienen 10 y 12 años, hablan con el acento ese pajuo y jamás han ido. Juan tiene una ilusión inmensa de que los carajitos amen Venezuela como él. ¡Qué bolas esa vaina!, ¿no?
No te creo. ¿Cuándo se va?... María, yo también me voy. No aguanto este país de mierda. También me llevo a mis carajitos.
¡QUEEEEE! ¿De pana?
Sí, marica, de pana. Vamos a echarle bolas.
Berro, marico, qué sorpresota. Sabes que yo lo he estado pensando también porque todo el mundo se está yendo. Después del divorcio quiero es estar cerca de los viejos. Y bueno, ya la cosa no es como antes. Pero igual no sé. ¿Regresar?
Sí, marica. Regresar.
¿Va a ser todo como antes?
No creo, estos bichos dejaron todo hecho mierda, ja, ja,…